Ayer tuve el gran placer de conocer y escuchar a Jaume SanLlorente, fundador de la ONG Sonrisas de Bombay. Hace ya 11 años que Sonrisas de Bombay lucha contra la pobreza en los barrios más pobres de Bombay, los slums.
El hecho de fundar una ONG, sabía que Jaume sería buena persona, pero lo que me sorprendió de Jaume es que diera TODA su vida a otras personas a cambio de nada, de un futuro incógnito, y cuando digo toda, es toda. Él era periodista, dejó su vida cómoda en Barcelona, vendió todos sus bienes, piso, coche, moto, a la edad de 27-28 años, si no recuerdo mal, y se fue a Bombay a ayudar a niños y familias enteras. Y todo, porque un día decidió irse de vacaciones a la India y lo que vió allí lo marcó tanto, que decidió hacer algo para ayudar a aquella gente.
La manera que lo explicaba parecía como si aún lo estuviera viviendo, nos transmitía todo su miedo, su rabia, su alegría, su ilusión… Era un conjunto de sentimientos mezclados.
Se le notaba que tenía muchas más cosas que contar y tenía ganas de contarlas, tantas como yo escucharlas, pero evidentemente el tiempo se le quedaba corto.
Yo me quedé con algunas palabras y algunas frases que me hicieron reflexionar, sea por mi vida personal como para mi vida profesional:
Ilusión y pasión por lo que haces. Son la clave para tirar un proyecto/sueño adelante.
Humanidad planetaria. Hace falta estar todos unidos para lograr un mundo mucho mejor. Mucha humanidad y humildad.
No tirar nunca la toalla. Puedes tener caídas y preguntarte, ¿vale la pena todo esto? pero no te rindas, siempre mira hacia delante. Las personas como Jaume no se rinden y mirad lo que ha conseguido y lo que está consiguiendo.
Saber delegar. Es muy importante delegar, y sobre todo, delegar bien. Dar las herramientas adecuadas. Un héroe puede conseguir muchísimas cosas, pero tres héroes pueden llegar a ser imparables.
Piensa si lo que haces es para mejorar el mundo, todo lo que haces tendría que ser para que el mundo mejore, no para empeorarlo.

Sigue tu instinto. Él es el que te guía hacia tu meta.

De verdad Jaume, te admiro, porque yo seguramente no sería capaz de hacer lo que hiciste tu. Se está muy bien en la vida cómoda y cuesta mucho dar el paso, fuiste muy valiente. Gracias por tus palabras y por tu pasión en ayudar a los demás. Me compraré tu libro, Sonrisas de Bombay, porque me quedé con ganas de más.
Gracias también al Institut Municipal de Promoció de la Ciutat d’Olot para organizar la semana del emprendimiento y dejarnos escuchar a gente tan interesante como Jaume SanLlorente.