Todo el mundo habla de lo mismo, lo ser, pero no hay para menos…

Cuando vi la imagen del niño siriano muerto en la playa, fue como una explosión de sentimientos en mi cabeza, tristeza por este pequeño que ha sufrido y a muerto sin tener culpa y sin entender nada, rabia por ser una raza de seres inconscientes y despreciables cuando nos lo proponemos, incertidumbre por no saber hacia dónde vamos ni que hacemos aquí en este mundo. Nos estamos matando los unos a los otros. Tendríamos que aprovechar nuestra inteligencia para mejorar las cosas, no para empeorarlas. Tengo tantas preguntas sin respuestas…

Yo tengo fe en esta sociedad, cada vez conozco o veo a más gente buena con ganas de ayudar y compartir con los demás, de hacer una sociedad más sana psicológicamente. Parece que vamos viendo que nos estamos cargando el mundo y la raza humana, sí que es verdad, que mi moral se desarma un poco cuando pienso que hasta que las personas con más poderes económicos no cambien su carácter avaricioso, egoísta y frívolo, costará mucho hacer un gran paso, porque esta guerra es por culpa de ellos, ellos quieren más poder, más dinero a cambio de que personas trabajadoras, pobres o con mucho menos poder económico, se están dejando la vida por tener una vida normal, justa y tranquila, por conseguir vivir sin miedo, mientras los culpables de todo se lo están mirando desde arriba sin mancharse las manos. ¿Cómo puede haber gente tan mala…? A este mundo le falta mucha humildad… ¡MUCHA! Pero no nos tenemos que desmoralizar, porque hemos conseguido muchas cosas cuando hemos luchado juntos. ¡ La unión hace la fuerza !

¡BASTA YA!

Esta gente no quiere irse de su país, solo quiere un futuro para ellos y su familia, un lugar tranquilo para vivir. El niño siriano de 13 años refugiado, no lo pudo decir más claro:

“Por favor ayuden a Siria. No queremos ir a Europa. Siria necesita ayuda ya. Paren la guerra en Siria, sólo hagan eso”

SEÑORES Y SEÑORAS ¡PORFAVOR!

ESCUCHEN DE UNA VEZ POR TODAS LA VOZ DE LA POBLACIÓN

¡BASTA YA DE GUERRAS!