RichiCeltics-300x300

El 31 de marzo Richi vuelve al quirófano… 😦

¡¡Mucha fuerza Richi!!

Aquí os dejo un escrito del pequeño Richi de un momento muy triste que ha vivido  hace poco al lado de sus padres (FUNDACION RICHI contra el cancer infantil – http://www.sosrichi.org/una-conversacion-muy-incomoda/):

El pasado miércoles papá recibió una llamada del colegio. Era la psicóloga. Le comunicaba que Emilio, un niño de 9 años que también cursaba tercer curso como yo, había perdido finalmente su batalla contra la leucemia.

Después de 4 años y con todo el equipo del Dana Farber Cancer Institute de Boston empleándose a fondo, no han podido con la bestia.

Maldito cáncer. Apestas.

Emilio y yo nos conocíamos. Había llegado al Lawrence School a principio de curso y su asistencia había sido intermitente. Aunque cursaba el mismo curso que yo, la dirección del colegio decidió que sería mejor para ambos estar en clases separadas.

Ahora entiendo porqué.

La psicóloga del colegio quería coordinar con papá cualquier acción antes de informar al resto de alumnos y familias de tercero.

El jueves no fuí al colegio porqué papá y mamá, despues de consultarle al equipo de psicólogos del Dana Farber, decidieron que sería mejor que no estuviera presente en el momento en que los profesores comunicaran al resto de mis compañeros que Emilio no vendría mas a clase.

El consejo del Dana Farber fué que debía saber la verdad, aunque todos estuvieron de acuerdo en que debían ser papá y mamá quienes debían de decírmelo.

A solas.

– Papá: “Richi tenemos que contarte algo. El colegio me ha llamado para decirme que a pesar de todos los esfuerzos no han podido curar a Emilio, así que ayer se quedó dormido, se convirtió en un ángel y ya está descansando en el cielo.”

– Yo: “…Papá, Emilio tenía leucemia…”

– Papá: “Si Richi, era un tipo de leucemía muy complicada de tratar. Ocurre con muchas enfermedades. No sólo con el cáncer. A veces los médicos tienen muchas dificultades para tratar a algunas personas y no consiguen curarles.”

– Yo: “Pero entonces, mi amiga de Barcelona que estuvo tanto tiempo compartiendo habitación conmigo y lo pasó tan mal, también tiene leucemia…”

– Papá: “Si hijo, pero su caso no era tan complicado como el de Emilio y ya está curada.”

– Yo: “¿Y el mío papá? ¿Es un caso complicado?…”

Desde el principio he sabido que tenía cáncer. Y también que era una enfermedad muy grave. Y aunque nunca se lo había dicho a papá y a mamá, hace meses que soy conciente de que algunos niños con cáncer pierden su batalla.

Pero a pesar de que Emilio no es el primer niño que he conocido que se ha convertido en un ángel, nunca hasta ahora había sido necesario que papá y mamá se sentarán conmigo a hablar expresamente de ello.

Esta vez no había más remedio.

Imagino lo complicado que ha debido ser para ellos haber tenido que abordar una conversación con su propio hijo para explicarle que la misma enfermedad que él padece, le ha ganado la partida a otro niño.

Otro más.

250 niños al día nos dejan por culpa del maldito cáncer.

250.

El lunes vuelvo al colegio. Me pregunto que dirán mis compañeros cuando estemos a solas, sin ningún profesor. ¿Querrán hablar conmigo de Emilio? ¿Me preguntarán si mi cáncer es curable? ¿Si yo también me convertiré en un ángel e iré al cielo con Emilio?.

Por cierto, ya me han confirmado la fecha para entrar en quirófano, extirpar el lunar de mi cabeza y hacer la biopsia.

Será el 31 de Marzo.

Superbesos y Superabrazos de SuperRichi.

Nosotros también te mandamos superhipermegabesos y abrazos!!!:)