¡Mireia y Joan, son muy grandes! Admiro a la gente como ellos, con ganas de mejorar el mundo! 🙂

Han ido a hacer un  voluntariado en Camboya y desde allí nos explican un poco la situación que están sufriendo y nos piden ayuda económica.

Hablé con Mireia y me dijo que más adelante compartirán su experiencia con nosotros. ¡Que bien! 🙂

Aquí os dejo el escrito que han puesto en su facebook:

¡¡Buenas amigos y amigas !!

Somos Juan y Mireia, nos dirigimos a vosotros para pediros ayuda. El hecho es que, desde hace 5 días nos encontramos haciendo un voluntariado en Nheak Village (cercanías de Phnom Pen), Camboya. El proyecto en el que nos hemos implicado es una especie de orfanato que acoge a unos 12 niños y niñas y, sin embargo, también opera como escuela (gratuita) de inglés e informática para todos los niños sin recursos de la zona.

El proyecto lo ha levantado, dirige y gestiona Mr..Kim un carismático y entrañable Camboya que a pesar de su especial condición (nació con una malformación en las piernas y ha ido toda la vida en silla de ruedas), hace 4 años que lucha, de manera altruista, para sacar adelante este proyecto y ofrecer mejores expectativas de futuro a los niños de la zona.

La realidad que hemos captado en estos días es la siguiente; El proyecto está bien cubierto en cuanto a número de manos y energía para hacer cosas (hay un promedio de 8/10 voluntarios), el gran problema son los recursos materiales y económicos. La ONG no recibe ninguna ayuda del gobierno Camboya, tan sólo una aportación mensual de un sponsor americano que llega para pagar el alquiler y la luz.

La alimentación de los niños, habitualmente consta de 2 comidas de arroz con un poco de agua caliente con una especie de acelgas y algún otro vegetal (no me atrevo a llamarlo caldo …); El edificio es la parte delantera de una granja de cerdos (imagínense todos los problemas de salud a los que están expuestos); No hay agua corriente, la tomamos de un pozo donde (tenemos bastante claro) se filtran todos los purines de los cerdos, mientras hay voluntarios (y con ellos algún dólar) se compran garrafas de agua potable, cuando no … la beben del pozo; Los niños van vestidos como pueden, algunos no tienen ni ropa interior; Evidentemente tampoco hay dinero para extras como ir al médico (Mireia lleva días cuidando del dedo del pie de un niño, tenemos serias dudas de que esté roto ….).

Aquí es donde entráis vosotros: Llamamos a todo el que la quiera escuchar; nos gustaría que (si se puede) hiciera una pequeña aportación de 1 a 10 euros para ayudar a estos niños a tener un futuro mejor.

Muchas gracias a todos / as.

Desde aquí os deseo lo mejor Mireia y Joan. Y como no, ya podéis contar con mi pequeña aportación económica.

¡¡Mucha suerte!!! 🙂